El pelo del perro de agua español

Como cuidar el pelo del perro de agua español

No se puede negar que ver un perro de agua español con el pelo largo es todo un espectáculo. Contemplar cómo cada cordón del manto transmite toda la chispa que caracteriza su movimiento es una imagen que a ningún aficionado a los perros se le puede olvidar.


Probablemente, las personas que no estén familiarizadas con la raza pensarán que tanta belleza tiene que ser el resultado de largos y complicados cuidados.En  muchos casos esto no es así, aunque necesita unos mínimos cuidados para poder mantener un pelo en buenas condiciones. A continuación ofrecemos unos sencillos consejos para lograr que nuestro perro de agua luzca con unas preciosas rastas.

Características del pelo del perro de agua español


Como dice el estándar de la raza, el pelo ha de ser denso, rizado y lanoso, y debe cubrir por igual todas las partes del cuerpo. De esta frase podemos extraer dos conclusiones: que el pelo debe tener una gran calidad y que no se permiten los cortes estéticos, como los que habitualmente vemos en los caniches.

En primer lugar, cabe decir que el perro de agua no muda su pelo de una manera drástica, como muchas razas; por tanto, no encontraremos constantemente esos molestos pelos en el coche o en nuestra casa. Su pelo crece constantemente, por lo que podemos elegir entre cortarlo y tener un perro limpio y cómodo, o dejar que crezca para que tenga un aspecto magnífico.


Como ya he dicho anteriormente, conseguir un pelo largo y acordonado no es demasiado difícil (en la mayoría de los casos), aunque hay una serie de requisitos que debemos tener en cuenta. Primero, está absolutamente prohibido usar el cepillo para ponerlo a punto. Cepillando su pelo, sólo conseguiríamos que se anude más y que no se acordonase debidamente. El pelo sólo se trabajará a mano cuando sea necesario.

Estandar del perro de agua español


Si partimos de un perro de agua español con un pelaje de mala calidad (escaso, suave, liso u ondulado), será muy difícil lograr que  se acordone debidamente. Si éste es el caso de nuestro perro, sólo nos queda intentar que tenga el mejor aspecto posible. Esto se consigue con cortes regulares. Observando el crecimiento del pelo sabremos cuándo es el momento de cortar, puesto que a una determinada longitud, éste se empieza a anudar. Es mejor un perro con el pelo corto y un aspecto arreglado que uno con el pelo largo y enredado.

No debemos preocuparnos en exceso si nuestro perro de agua español no tiene un pelo largo y espectacular, porque un ejemplar con el pelo corto nos puede dar tantas satisfacciones como un maravilloso campeón de belleza. Debemos mantener a nuestro perro libre de parásitos para evitar que se rasque, ya que las consecuencias serían las mismas que si lo cepilláramos a fondo. Además, al rascase rompe cordones que luego tardan mucho en volver a igualarse con el resto y que producen calvas que confieren un mal aspecto al animal. No hay que olvidar que los parásitos externos también comprometen la salud del animal porque transmiten enfermedades que muchas veces pueden tener graves consecuencias.

Diferencias entre el pelo de adulto y de cachorro


La calidad del pelaje de un perro de agua español no es la misma cuando es un cachorro que cuando ya es adulto, pues hasta que no ha cumplido aproximadamente un año de edad, no tiene el pelo definitivo. De cachorro, su pelaje es una pelusa suave y normalmente no tan rizada como lo será después. Si tenemos la idea de presentar a nuestro ejemplar en alguna exposición de belleza, es aconsejable cortarle el pelo a los cuatro meses y otra vez al año y medio. Normalmente, en los perros de compañía se posterga el primer corte hasta el año o más, si tiene el pelo suelto y sin nudos, ya que un cachorro esquilado no queda demasiado estético.

Como cortar el pelo al perro de agua español

A la hora de decidirnos por cortar o no el pelo de nuestro perro de agua español, deberemos tener en cuenta toda una serie de cosas. En primer lugar, tendremos que considerar si tenemos tiempo suficiente y ganas para proporcionales unos cuidados mínimos con el fin de mantener su pelo en buen estado. Y después, tendremos que pensar en el tipo de vida que lleva nuestro perro; así pues, si vive con nosotros en casa y sólo hace ejercicio en zonas limpias, nos será más fácil mantener su pelo en buen estado que si, en cambio, va mucho a la montaña o vive en el campo. En este último caso, lo más conveniente es no dejarle el pelo demasiado largo, ya que incluso comprometería la libertad de movimiento del animal.

Si queremos que nuestro perro de agua español tenga un manto largo y bonito, sólo deberemos tener paciencia y vigilar a diario que no se le enrede el pelo. Cuando veamos que se le empieza a formar algún pequeño nudo, deberemos deshacérselo, separando los mechones que lo forman desde la punta hasta la raíz,y podremos arrancar el subpelo que une ambos rizos, esta tarea es delicada y si nos pasamos arrancando subpelo podemos dejar calvas que dejen el aspecto del perro un tanto comprometido


Si decidimos cortarle el pelo, ya sea por necesidad o por comodidad, tenemos que saber que el corte permitido por estándar es, como ya hemos indicado, el uniforme. Tradicionalmente, se han realizado otros cortes, como el de “león” y el de “trabajo”. El corte de león era muy típico de los puertos del Cantábrico. Se cortaban los pelos de la cara, los cuartos traseros y el tercio inferior de los patas delanteros muy cortos, y se dejaban más largos en el resto del cuerpo. Este corte facilitaba la acción de nadar del perro y protegía sus zonas vitales (pecho, riñones) del frío de las aguas, que era donde desempeñaba su labor.

El corte de trabajo es, aún hoy, habitual entre los pastores andaluces. Se cortan muy cortos los pelos de la cara y del tercio inferior de las cuatro patas. De esta forma, el perro tiene limpias las zonas en las que, con más frecuencia, se deposita la suciedad.

cuidados del pelo del perro de agua

Como hemos dicho, el más habitual es el corte uniforme, que, como su nombre indica, ha de ser igual de largo en todo el cuerpo. Una vez que hayamos decidido cortarle el pelo, tenemos dos posibilidades: llevarlo a una peluquería canina o hacerlo nosotros mismos. Normalmente, en la peluquería se lo cortarán a máquina; nosotros podemos hacerlo con la máquina o con unas tijeras. El resultado es el mismo, con la única diferencia de que si lo realizamos nosotros, deberemos procurar que nos quede bien uniforme y sin los trasquilones.

Si abrimos con la mano el pelo del animal hasta poder ver su piel, observaremos que cada cordón está formado por dos partes bien distintas; una zona de cordón duro que no podremos deshacer con la mano y otra zona mucha más corta, junto a la raíz, compuesta por los pelos que forman el rizo que todavía no está acordonado; es por esta zona por la que tenemos que cortar, intentando que el pelo quede lo más largo posible.

La medida nos vendrá dada por el tipo de rizo que tenga el pelaje (unos acordonan más cerca de la raíz que otros) y por el estado del propio pelo, ya que los nudos nos obligarán a cortarlo más corto. Habrá que estar muy pendientes del pelo entre los dos y los cuatro meses posteriores al corte, porque una vez formado el cordón, resulta mucha más difícil que anude. Las zonas más conflictivas son el cuello, debajo de las orejas, las patas, las barbas, los muslos y aquellas que están expuestas a un mayor roce. 

Como bañar un perro de agua español

Capítulo aparte merece el baño. Hoy en día, la mayoría de ejemplares de esta raza viven en casa con nosotros, por lo que es imprescindible preocuparnos a menudo por su higiene. Bañaremos al perro lo menos posible, y entre los baños los mantendremos limpio con duchas de agua templada sin jabón. En las zonas más difíciles, como son las patas, las barbas, el pene en los machos y la zona del ano podremos emplear un poco de jabón.

Es conveniente mantener muy corto el pelo de la zona inguinal y del ano. En los machos es recomendable cortar el pelo del pene y de alrededor, aproximadamente a unos cuatro o cinco centímetros por delante, pues los restos de orina producen mal olor.

Si queremos bañar al perro más a menudo, emplearemos un champú para pelo rustico (jabón natural, Glicerina o específicos para este tipo de pelaje) de uso frecuente que no altere la capa protectora de la piel y del pelo. Deberemos evitar el uso de cremas suavizantes y de champús que contengan componentes que puedan alterar la textura del pelaje y que pueda provocar que se apelotone y se anude.

Las tradicionales pastillas de jabón de lavar la ropa dan muy buenos resultados, aunque después hay que aclarar al animal cuidadosamente. La mejor manera de secarlo es dejarlo al aire libre, pero si las condiciones meteorológicas no lo permiten, deberemos quitarle la humedad del pelo con un secador de mano, procurando que no se le alborote demasiado, sobre todo cuando todavía no está muy largo. El rizo se fija mejor cuando el perro se baña en el mar y se seca al aire libre.

Es muy habitual recortar el pelo de la zona de las mamas en las perras que están a punto de parir, porque se facilita la acción de mamar de los cachorros y se mantiene la zona más limpia. Es recomendable vigilar y recortar el pelo de la zona del ano en los cachorritos, pues a menudo hay restos de heces que, junto con el pelo de esta zona, forman un tapón que resultar peligroso para la salud del animal, ya que le impide defecar normalmente.
Siguiendo estos sencillos consejos conseguiremos que nuestro perro de agua despierte pasiones, principalmente la nuestra.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *