estado del perro de agua español en 1984

Estado actual y posibilidades del turco andaluz (1984)

Muchas horas de trabajo empleadas en averiguar la situación real de esta raza autóctona canina,(conocida popularmente como turco andaluz) han sido necesarias para poder reflejar de forma científica algunos aspectos zootécnicos.

El resultado de tales estudios y la perseverancia de un grupo de criadores y aficionados, han conseguido la elaboración del prototipo racial del Perro de Agua Español; prototipo que al ser admitido y aprobado por la Comisión Técnica de Razas Españolas de la Real Sociedad Canina Central adquiere, desde ese momento, carácter oficial.

El reconocimiento en el ambiente cinófilo de esta raza española llega en un momento crucial para frenar, en la medida de lo posible, la pérdida de tan valioso patrimonio cultural.

En Andalucía el Turco, como se le conoce, sigue desempeñando diariamente una labor social muy importante: trabajar en la conducción del ganado, a la vez que acompaña al pastor y a su familia.

Aunque hay cabreros y pastores que cuidan a sus turcos, lo frecuente desgraciadamente es que los turcos en el medio rural carezcan de una alimentación correcta, sin programas sanitarios o profilácticos y, en el aspecto reproductivo, normalmente se dejen aparear con perros de otras razas o de razas indeterminadas. Esto supone el despilfarro de un potencial genético nada despreciable.

Los hombres del campo suelen ser prácticos y sin duda a ellos debemos agradecerles la conservación del Turco. El Perro de Agua Español ha sobrevivido gracias a su rusticidad, capacidad de adaptación y funcionalidad, a la rigurosa selección natural impuesta.

Así pues, hemos iniciado una concienciación y asesoramiento técnico sobre los dueños de Turcos más receptivos: alimentación equilibrada, desparasitaciones y dirección de los apareamientos son los pilares para el mantenimiento y mejora de esta raza. La labor emprendida es muy lenta pero ya está dando resultados positivos.

perro de agua tirando de carrito,f otos históricas -Turco andaluz

Independientemente estamos recuperando ejemplares destacados que atendemos en nuestros propios criaderos, siempre dentro de una ganadería, para lograr que la belleza de su estampa siga siendo compatible con su funcionalidad de perro careador.

La reintroducci6n del Turco como perro de caza menor es otro aspecto que asombra a muchos. Su arrojo y valentía, unidos a su fino olfato, le hacen apto para la caza del conejo y otros roedores, aunque su fuerte es el cobro y, de forma especial, en aguas profundas.

Su plástica y belleza de morfotipo y faneróptica le ha llevado a las pistas de exposiciones y concursos, donde capta rápidamente la atención del público que aún no lo conoce.

Pero donde está ocupando el papel de estrella invitada es en su faceta de perro de compañía. Su agradable carácter y tamaño le abre las puertas de muchos hogares. Tanto es así que se le ha clasificado ya como la mejor raza autóctona de compañia.

Cumplimos con la obligación moral de tratar de dar a conocer una raza hasta ahora lamentablemente olvidada por la oficialidad. Todos los miembros de la Sociedad Ecologista Ibérica debemos sentirnos orgullosos de que a una de nuestras mejores razas autóctonas de pastoreo se le ofrezca la oportunidad de ocupar el puesto que por derecho propio le corresponde dentro de la cinofília nacional.

Andrés J. Flores Alés. *Publicado en ‘Cañadas y Veredas’, revista de la Sociedad Ecologista Ibérica para la protección, investigación y fomento de las razas españolas de perros de pastoreo y su entorno cultural. nº 4, octubre 1984, pág. 9-10 .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *