Komondor

El Komondor puede parecer un rastafari , pero debajo de todo ese pelaje hay un perro grande con una gran personalidad. Fue criado originalmente para proteger el ganado del ataque de depredadores, un trabajo en el que sigue siendo muy útil. El Komondor es inteligente, independiente y muy protector.

Pero esto puede plantear problemas ya que el instinto protector del Komondor le hace desconfiar de los extraños, lo que puede acarrear problemas si su perro ataca a alguien que percibe como una amenaza.

Obviamente, tener un perro de este estilo tiene responsabilidades. Tienes que ser uan persona con experiencia con perros para tener un perro con estas caracteristicas. Un dueño inexperto puede ser un problema, ya que el Komondor es muy testarudo. Además, tendrás que socializar bien a tu Komondor, exponiéndolo a muchas personas, situaciones y otros animales diferentes desde una edad temprana para que sepa cómo tratarlos e intereactuar con ellos. Y tendrás que hacer un esfuerzo para presentar a tu Komondor a las personas que tienen acceso a tu casa. Cuando un Komondor acepta a un recién llegado, siempre lo recordará y lo tratará como un miembro de su propia familia.

El pelaje del Komondor tampoco es un asunto fácil de cuidar. No necesita ser cepillado, pero debe mantenerse libre de parásitos y suciedad. Si se humedece, el pelaje del Komondor puede desarrollar un desagradable olor . Aunque se asemeja al Puli en muchos aspectos, requerirá muchos más cuidados higiénicos que su pariente cercano.

Carácter del Komondor

Los cachorros de komondor tardan mucho tiempo en alcanzar la madurez, normalmente unos tres años . Pero cuando lo hacen, tienen una personalidad tranquila y entregada. Son inteligentes, independientes y ferozmente protectores, dispuestos a aceptar el reto de defender su hogar y su familia. Esto les hace desconfiar de los extraños y se pueden volver agresivos con otros perros.

El Komondor con niños y otros animales

Puede ser un buen compañero para los niños de su familia, pero tendrá dificultades para aceptar a los niños extraños. Son más adecuados para familias con niños mayores que tengan cierto conocimiento de cómo interactuar con los perros.

Además, siempre debe supervisar al Komondor cuando esté con niños, y nunca dejarlo solo con niños pequeños. Son guardianes del ganado, no niñeras. Y por ello, pueden «arrear» con pequeños mordiscos y empujones que, debido a su tamaño, pueden provocar alguna tragedia.

Comportamiento con perros y otros animales

Debe tener cuidado con otros perros. El Komondor puede ser agresivo con perros desconocidos. Esto no impide que algunos compartan la casa con otro perro; pero en su mayoría no querrán, o no podrá conseguir que se lleven bien a menos que hayan sido criados juntos. Sin embargo, pueden tener excelentes relaciones con los gatos y el ganado.

Información básica

  • cheque Komondor Altura a la cruz: 71 a 76 cm
  • cheque Komondor Peso: de 50 a 60 kg
  • cheque Komondor Pelaje: marfil
  • cheque Komondor Vida media: de 10 a 12 años
  • cheque Komondor Carácter: Cariñoso, dócil, aventurero, tranquilo e independiente
  • cheque Komondor Relación con los niños: buena
  • cheque Komondor Relación con otros perros: compleja sin socialización
  • cheque Komondor Aptitudes: Perro pastor y de compañía
  • cheque Komondor Requisitos de espacio: Necesita espacio libre

Estándar

Clasificación de la FCI: Grupo 1: Perros de pastor y perros de ganado (excepto perros de ganado suizo). Sección 1: Perros pastores.

Historia de la raza

La primera descripción documentada del Komondor se remonta al siglo XVI, pero la raza posiblemente existía mucho antes, protegiendo los rebaños de ganado en su Hungría natal. Se cree que el Komondor desciende del Owtcharka ruso, otra raza de perro pastor. Es muy probable que sus antepasados llegaran a Hungría durante la migración de los antiguos magiares a la cuenca de los Cárpatos. Como nómadas, vivían del pastoreo de ganado y estaban acompañados por sus perros protectores.

El Komondor tenía una ventaja de trabajo especial sobre otras razas. Con su pelo blanco formando cuerdas, se parecían mucho a sus rebaños, que consistían en grandes ovejas de lana blanca y rizada. Esto les permitía mimetizarse con ellas y pasar desapercibidos para los depredadores, que eran sorprendidos defendiendo sus rebaños.

Como ocurre con muchas razas de perros, la Segunda Guerra Mundial dejó al Komondor al borde de la extinción. Después de la guerra, los criadores trataron de recuperar la raza a sus números originales, pero siguió siendo una raza rara y desconocida por gran parte de la población. De hecho, sigue siendo así hoy en día. Además, el aislamiento general de Europa del Este impidió que la raza se expandiera fuera de sus fronteras.

Además, aunque el American Kennel Club reconoció la raza en 1937, hubo pocos Komondors fuera de Hungría hasta después de 1962. Fue entonces cuando comenzó una pequeña expansión de estos perros pastores. La FCI reconoció la raza en 1964, pero su estándar oficial no se aprobó hasta el año 2010.

Salud y enfermedades del Komondor

Los komondors son generalmente perros fuertes y sanos, pero como todas las razas, pueden ser propensos a ciertas patalogias. No todos los perros padecen estas enfermedades, pero es bueno conocerlas para prevenirlas y alargar la vida de nuestra mascota y elegir bien a nuestro cachorro. Debemos destacar sólo tres trastornos que se observan con mayor frecuencia en el Komondor:

Displasia de cadera

Se trata de una enfermedad hereditaria y degenerativa que afecta a perros de todas las condiciones. Es un enfermedad en la que el hueso de la cadera no encaja perfectamente en la articulación cadera que provoca cojera en las patas traseras. A veces, cuando la afección es muy leve, la cojera será fácil de observar y nuestro perro no sentirá ninguna molestia. Sin embargo, con el paso del tiempo, la afección puede empeorar, provocando artritis e incluso la inmovilidad total del perro. Para ello cuando compramos un cachorro debemos exigir al criador que nos presente un certificado que garantice que los progenitores estén libres de displasia.

Entropión

El entropión Se hace evidente a los seis meses de edad, pero el perro sufre antes. El párpado se enrolla hacia dentro, irritando el ojo y dañando el globo ocular. A veces también puede provocar una infección. No necesariamente afecta a ambos ojos, pero puede hacerlo. Si ves que tu perro se frota los ojos con demasiada frecuencia, acude al veterinario. Esta afección puede tratarse con cirugía.

Torsión gástrica

La torsión gástrica está causada por la entrada repentina de gases y aire en el estómago. Esto hace que el estómago se distienda y se retuerza y puede provocar la muerte del perro si no se trata. Puede ser causada por una variedad de factores que van desde una comida abundante hasta el ejercicio después de una comida. Para evitarlo, cree una rutina de alimentación a diferentes horas, evite beber después de las comidas y evite hacer ejercicio a esas horas.

Si ves que tu perro intenta vomitar sin éxito, puede estar sufriendo una torsión y debe ser llevado al veterinario inmediatamente. De lo contrario, podría provocar la muerte.

Komondor

Cuidados básicos

El Komondor es un perro grande que, a diferencia de otros perros gigantes, necesita ejercicio y actividad diario. Criado como perro de pastoreo y acostumbrado a un estilo de vida nómada, mantiene su espíritu y resistencia. Por lo tanto, un paseo diario no será suficiente para mantenerlo sano física y mentalmente. Piensa que está «diseñado» para recorrer las llanuras húngaras siguiendo al ganado, teniendo que recorrer largas distancias para mantenerlo protegido.

Además, debido a su tamaño, requiere un espacio mínimo. De hecho, no es un perro adecuado para tenerlo en un piso. Y casi podríamos decir que tampoco es recomendable en un entorno urbano. Será un perro feliz si tiene espacio libre para correr y gastar parte de su energía. Lo ideal sería una granja o una finca. Sin embargo, si tienes una casa con un buen jardín puede ser una opción, siempre que lo saques a pasear al menos dos veces al día.

Pelo del Komondor

El Komondor tiene un pelaje maravillosamente único. Cuando es cachorro, tiene rizos suaves que se vuelven pesados al madurar, convirtiéndose en largos cordones en forma de fregona. El subpelo es suave y lanoso, la capa superior es áspera. Los cachorros tienen un tono cremoso o de crema en su pelaje, pero este color se convierte en blanco a medida que crecen.

El pelaje del Komondor no necesita ser cepillado, pero esto no significa que no necesite mantenimiento. Cuando los cordones comienzan a formarse, entre los 8 y los 12 meses de edad, es esencial mantener el pelaje limpio y seco para que no se ensucie ni se decolore. En ese momento, se produce un proceso en el que la capa inferior -la más blanda- queda atrapada por la superior. Es posible que los cordones no se formen completamente hasta que el perro tenga 2 años, por lo que durante este tiempo tendremos que prestar mucha atención al pelaje.

Los cordones deben separarse regularmente para evitar que se enreden y para eliminar la suciedad o los residuos. Normalmente se sugiere cortar alrededor de la boca para evitar las manchas de comida y facilitar la alimentación. También evita que el agua salpique el pasillo cada vez que viene a beber.

A la hora de bañarse, prepárate para un día ajetreado. Bañar y secar a un Komondor será una aventura de todo el día. Sin embargo, afortunadamente, los ventiladores de suelo son excelentes para secarse después del baño, y muchos komondorok holgazanean delante de uno. A diferencia de otras razas, elsecado a mano será una buena opción. Y, si se desea, el pelaje puede ser esquilado para facilitar su mantenimiento, aunque esto desvirtúa el aspecto distintivo de la raza.

Adiestramiento

Cuando es joven, y a pesar de ser tan inteligente, esta raza es sorprendentemente fácil de entrenar. Sin embargo, esta facilidad suele durar poco y se convierte en frustración cuando el alumno adecuado se convierte en un alumno obstinado. El Komondor es independiente e inteligente, lo que lo hace más terco y difícil de entrenar cuando crece.

La clave del adiestramiento de un Komondor no es la fuerza ni la repetición, sino hacer que el adiestramiento sea divertido tanto para el dueño como para el perro. La capacidad del Komondor de pensar por sí mismo le llevará a decidir que algunos comandos merecen ser aprendidos y otros no. Y no importa cuántas veces se lo repitas, no lo aprenderá o sólo lo obedecerá en determinadas circunstancias. Lo peor: se aburre fácilmente, así que asegúrate de que cada sesión de entrenamiento sea diferente.

Recuerda también que es un perro de pastoreo y esto significa que debes tener una rutina clara con él. Es importante entrenarlo con mano firme pero suave.

Recuerda
El komondor no es un perro apto para cualquier persona,debes tener cierta experiencia manejando perros y ciertos conocimientos de adiestramiento canino

¿Cómo comprar un Komondor?

Si buscas un perro de esta raza, lo primero que debes pensar es en sus necesidades básicas. Así que, si no tienes la capacidad de cuidar su pelaje, el espacio para tener un perro de tamaño gigantesco y el tiempo para sacarlo a hacer ejercicio, es mejor que te ahorres el esfuerzo de buscar uno en España. Y, decimos esfuerzo, porque desgraciadamente apenas hay criadores de esta raza en nuestro pais.

Aunque hay algunas empresas que se pueden encargan de conseguirlos, la mayoría de los cachorros se traen de fuera de España. Aun así, si se trata de criadores profesionales, no tendrá ningún problema con ellos. Como siempre decimos, y más aún en este caso, debe ponerse en contacto con el Real Sociedad Canina de España. Ellos podrán informarle mejor que nadie y asegurarse de que está en contacto con profesionales que tratan correctamente a sus animales.